Test: BMC Timemachine Road 01 ONE

Image

Test: BMC Timemachine Road 01 ONE

Tubos aplanados, posición Racing y velocidad. Hasta ahora ese es el concepto que teníamos de las bicis “aero”. BMC, lo amplia con su Timemachine Road 01 ONE. Una “Máquina del Tiempo” que te lleva a 10 años en el futuro. Aero efectividad integrando la hidratación y los repuestos.



BMC es una marca relativamente reciente. Arranca su actividad en 1994, y desde ese año ofrece unos productos de máxima calidad con un gran desarrollo en diseño e ingeniería. Su principal impulsor, Andy Rihs, encaminó la marca hacia una fabricación de la bicicleta con ingeniería de precisión.“Los Porsche de las bicicletas de carrera”. Gracias a esta política, en pocos años BMC ha pasado a ser un referente en bicicletas de calidad y alto rendimiento con una imagen superior. A ello también han contribuido los patrocinios de equipos profesionales como Phonak, y BMC Racing o CCC Team (desde esta temporada), que le han proporcionado un exitoso escaparate en el que mostrar al mundo sus bicicletas. Cadel Evans, Greg Van Avermaert, Samuel Sánchez… son algunos de los profesionales que han competido y logrado triunfos al más alto nivel con bicicletas BMC.



Con esta carta de presentación ¿quién se puede resistir a los encantos de una BMC? ¿A quién no le gustaría probar un Porsche Carrera GT? ¡Probémosla! - “Fugi, tenemos una BMC para ti; ¿Te pasas a reco…”. No termina de introducir la palabra en el Whatsapp y ya estoy en la oficina a por ella.

Cuando llego a la oficina y la veo lo primero que pienso es que es una e-bike. El aspecto del pedalier con su caja multiusos o, el sobredimensionado de su tubo diagonal, me sugiere tener una bici eléctrica. Eso sí, al cogerla me cambia la idea radicalmente. 7,68 kg en talla 54 con todas las cajas, portabidones y añadidos puestos.

Conociendo la BMC Timemachine Road 01 ONE

El modelo tope de gama de la familia Timemachine 01 se presenta en color gris acero con una línea en rojo en el tubo superior y logo muy BMC discreto en los laterales de la dirección. A la vista resulta sencilla, sobria… ¡y espectacular!El amor a primera vista existe y en la BMC se cumple. A medida que la vas viendo en detalle, más te gusta. Y ya digo que no es el colorido ni las aerografías espectaculares lo que te embelesan. Son sus formas, con ruedas de perfil 65 mm y con Shimano Dura Ace Di2 11v Disc.

Además del tubo diagonal sobredimensionado y su particular diseño de los portabidones, realizados en colaboración con Elite, en esta zona resalta una pequeña caja sobre el pedalier que desde la marca denominan Aero Module y que nos dará el servicio de hidratación y repuesto, todo en uno. Puedes llegar a pensar “¿Qué tontería, no?”. Pero no lo es. La evolución de lo “aero” engloba también los cascos, zapatillas, el textil… y un maillot de lycra con un par de cámaras y bombona de CO2 romperá el flujo de aire en tu lucha contra el viento.

 

 

Como corresponde a una máquina aerodinámica, el cableado es completamente interno, tan sólo vemos la parte final del cable del cambio trasero Di2. Precisamente en ese componente encontramos una patilla mecanizada digna de elogiar. Simplicidad y belleza unidas. La tija del sillín también tiene un perfil aerodinámico, pero su cabezal nos permite manipular fácilmente el retroceso o el avance del sillín.

Otros detalles que destacan en la BMC Timemachine Road 01 ONE son los ejes pasantes que encontramos en ambas ruedas, la horquilla con un tubo de dirección cónico 1 ¼ y 1 1/8 o el manillar aerodinámico (de 420 mm) que a pesar de ser en dos piezas da una sensación de integración total. La potencia de 1010 mm y la dirección alojan el paso interno de los cables de cambio y latiguillos de freno para que nada quede al aire. Estamos ante una bicicleta de alta gama en la que no sólo estás pagando por llevar un logo en el tubo y copatrocinar a mega estrellas del ciclismo y de otros deportes. BMC toma el concepto “aero” como un todo. Y ese todo incluye el poder transportar herramienta repuesto y nuestros bidones para hidratarnos. Poco vas a durar rodando muy rápido con la boca seca.

 

Pocas veces el test de una bicicleta es tan excitante como el que le he hecho a esta BMC. Cuatro semanas donde poder experimentar el concepto “aero” en su máxima expresión. Todo comienza poniendo las medidas al punto y metiendo un par de cámaras, desmontables y bombona de CO2 al Aero Module y ya estoy listo para rodar. Al dar las primeras pedaladas, sólo con el ruido de las ruedas, te empieza a entrar el veneno en las piernas. Las DT Swiss ARC 1100 DiCutDICUT 62 db con un perfil de 652 mm y rodamientos cerámicos emulan el sonido de un avión reactor. Con discos de 160 mm delante y 140 mm detrás las ruedas pesan 1.698 g. Las cubiertas Vittoria Corsa de 25 mm con los flancos en gris culminan una combinación perfecta.

 

La posición es muy cómoda gracias al espaciador que nos eleva el manillar algo más de 10 mm. De todas formas, en la búsqueda de la máxima aerodinámica podemos quitarlo y adoptar una posición aún más agresiva. La sensación visual del “cokpit” es de ser una pieza única, pero la potencia y el manillar ICS Aero son independientes y por eso podemos modificar el ángulo del manillar. Si lo vemos de frente la vista es limpia y sencilla, sin tornillos de apriete ni cables asomando gracias al guiado interno de todo el conjunto. La parte alta del manillar es plana, resultando muy cómodo su agarre.

 

Cuando rodamos acoplados en las manetas resulta muy sencillo mover la Timemachine Road 01. Y cuando sobrepasamos los 35-40 km/h de velocidad es cuando más se nota el efecto “Timemachine”: resistencia cero en la parte frontal. A más velocidad notamos más este efecto.

 

BMC fabrica sus cuadros con un laminado de fibra de carbono que filtra las vibraciones a través del cuadro y de la horquilla, resultando algo más cómodo transitar por pavimento roto que con otras bicis “aero”. También una ligera flexión vertical que ofrece el manillar plano ayuda a absorber los impactos del terreno. Pero pedaleando de pie la rigidez es muy alta. Y las vainas cortas de sección cuadrada no dejan nada de flexión al cuadro en esta zona. Dependemos de la presión del neumático para amortiguar algo.





Pero no olvidemos para qué está hecha la BMC Timemachine Road 01: para viajar en el tiempo, pero hacia adelante. Es una bici para rodar muy rápido y desarrollar nuestra velocidad de crucero más alta. En las cuatro semanas del test, las medias de la ruta subieron un par de km/h. Alguno pensará que es el efecto placebo de estar probando un “megapepino”. Pero no, en las bajadas por largas rectas en los que ya no se pedalea por la alta velocidad y sólo queda meterse contra el cuadro la velocidad era muy superior a la de los compañeros de salidas.

A ello contribuyen otros detalles como la pequeña cubierta de las pinzas del freno delantero que las recubre como un carenado. El diseño Kamm-Tail de la tija, las líneas del cuadro… son tantas cosas.

 

Una jornada de enlazar varios puertos en la misma ruta no supone problema alguno con la BMC Timemachine Road 01 ONE. El desarrollo montado con platos 52/36 y un cassette 11-30 nos permite afrontar rampas duras sin problemas. Coronar la cima y empezar a bajar apurando las frenadas gracias a los discos es todo uno. Tenemos la sensación de llevar una MotoGP en las curvas, y eso quiero aprovecharlo en jornadas entre semana, en las que las carreteras de la sierra tienen muy poco tráfico.

Enlazar tres puertos de 1ª en una sola jornada, me dan una idea clara de lo que se puede hacer con la BMC. Tu condición física será la clave para subir más o menos rápido, no vale echarle la culpa a la bici. Con la Timemachine tus excusas no valen, así que siéntate, agárrate arriba o a las manetas y disfruta del ascenso. Pronto vendrá la bajada y el llano donde sacarle todo el partido a esta fiera.

Las arrancadas y los cambios de ritmo son adictivos. La sensación de aceleración es bestial y la transmisión de potencia es tan inmediata que parece que vas a salir echando llamas como el DeLorean de “Regreso al Futuro”. Decoración sobria, visualmente atractiva, elegancia innata…

En la BMC Timemachine Road 01 ONE nada llama la atención en lo que a colorido se refiere; sólo una simple línea roja en el lateral y los pequeños logos de BMC junto a la dirección, en una zona atípica. Son sus formas lo que atraen como cantos de sirena. La parada del “CoffeRide” tuve más de una anécdota. Desde una con un cicloturista longevo que salió de la cafetería y volvió a entrar para preguntar de quien era esa BMC gris: “mía, caballero”; “pues enhorabuena, tienes una bici muy bonita”; “gracias, caballero”. A más de un cuello que se partió o las malas noches que tuvo que pasar alguno echando cuentas de lo que tendría que trabajar para tener una igual.





Tags: BMC, Roadmachine,

Entradas Relacionadas